Anuncios
Lo último

Quitándose la careta

Uno de los momentos estelares de todo izquierdista es cuando decide quitarse la careta y mostrar sin ambages de qué va y cuál es su programa de transformación social. Hasta ese momento cumbre todo ha sido farfolla y ocultación y si, por un suponer, uno osa denunciar las verdaderas intenciones del progre en cuestión, es tachado de radical, exagerado, cuando no directamente de fascista, ese socorrido comodín. Hemos visto este curioso fenómeno con Zapatero y la negociación con ETA. Mucho pacto por las libertades, mucho apoyar la ley de partidos y, en cuanto se ha sentido fuerte, ale, a quitarse la careta. Trueba, el del Oscar, el “anticastrista”, acaba de hacer lo propio. LD ha publicado el extracto de una entrevista que el “cineplasta” ha concedido a El País (a quien sino) La entrevista es un blend añejo de toda la imagineria progre.
MALDAD: “Ésa sería la palabra que aplicaría a la Iglesia y a la derecha. Conocen el mal que hacen, conocen el daño que causan, y a pesar de ello lo siguen haciendo. La gente habla mal de Federico Jiménez Losantos [comunicador de la Cope, la emisora de la Iglesia], pero a mí lo que me preocupa son quienes le pagan y por qué le pagan: ahí está el Mal”.

– Más claro, agua. La derecha es el mal personificado. Le ha faltado precisar que, como tal, hay que eliminarla sin más demora.

AMOR: “… El amor es una mentira más sobre las que luego se construyen las cárceles. La otra guerra pendiente es contra el puritanismo, que permite chantajear y manipular a la gente”.

– Un clásico trabalenguas de izquierdas, que queda muy bonito sobre el papel pero que nadie sabe lo que significa. Eso sí, en los conciliábulos progresistas hacen furor este tipo de estupideces. Por algo lo llamamos el pensamiento débil.

FAMILIA: “… Espero que algún día no exista la familia, que la gente viva en la célula que le apetezca, que inventen fórmulas nuevas. Porque la familia se inventó para transmitir la propiedad; es una unidad administrativa, pero carece de lógica desde el punto de vista moral: va contra la ley de la gravedad”.

– Creo que esta es la mayor gilipollez que soltó en toda la tarde. La familia no debe existir porque sí, porque sólo sirve para transmitir la propiedad y eso, claro, va contra la ¡¡ley de la gravedad!! Hace falta ser mentecato. Luego se quejarán de que los católicos protestan por esto mismo, porque la izquierda quiere destruir la familia. No sólo quiere sino que además manifiesta abiertamente sus intenciones.

CATALANES: “He intentado no gastar tiempo con esto del Estatuto. Es otra especie de delirio de los medios de comunicación, que se convierten, algunos sin quererlo, en altavoces de la derecha. Lo único que puedo decir es que me gustaría ser catalán. Probablemente es Cataluña el lugar donde mejor se vive del mundo”.

– Lo normal es que el peaje nacionalista se pague una vez, pero Trueba, que es más chulo que nadie, lo liquida por duplicado. La primera asegurando categoricamente que el que se mete con el Estatuto es nada menos que un “altavoz de la derecha”. La segunda al afirmar que Cataluña es el lugar donde mejor se vive del mundo. Quizá en esto tenga razón, pero sólo si eres nacionalista y tienes mando en plaza. Otros se conforman con un mediano pasar, como en cualquier sitio. Y el resto viven puteados, para que nos vamos a engañar. Los vecinos del Carmelo figuran en este último apartado, pero no olvidemos que son altavoces de la derecha, de modo que se lo tienen merecido.

HOLLYWOOD: “No significa nada artísticamente. Es pura industria. Hollywood no es nada, es una fábrica. Y aunque controlan el mercado, las películas que hacen no cuentan artísticamente en el cine mundial. Las mejores películas de hoy las hacen iraníes, mexicanos, brasileños, argentinos, chinos… Hollywood es una mierda”.

– Los que lean esto y estén estudiando cine que tomen buena nota: Hollywood es una mierda, no significa nada artisticamente, es sólo una fábrica que domina el mercado. Lo bueno, lo fetén lo hacen los iraníes, los mexicanos y demás pueblos oprimidos del tercer mundo. Con lo claras que tiene las cosas, lo suyo sería que devolviese inmediatamente el Oscar que le dieron hace años . Por coherencia, mayormente.

Anuncios

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: