Anuncios
Lo último

O bajas el precio o te quito el súper

Este tipo de cosas hasta que no las lees y ves por tí mismo que van en serio no te las crees: “Chávez advierte que su plan nacionalizador incluirá a los supermercados que especulen”. Es decir, que va a reconvertir los otrora surtidos supermercados venezolanos en tiendas de abastos a la moscovita, con su interminable cola en la que las amas de casa echaban la mañana, sus mendrugos de pan duro en una estantería roñosa y su estricto horario funcionarial de 9 a 3. Dice que no le va a quedar más remedio porque los ávaros comerciantes están dando salida al género más caro de lo que su Gobierno fija y eso, claro, hace subir los precios. Como no es el momento de ponerme a explicar las funestas consecuencias de los controles de precios, y como las lecturas del susodicho (a la foto me remito) tampoco invitan a perder el tiempo con obviedades, sólo diré que, una vez nacionalizado el colmado de la esquina no habrá más género que el que he dejado arriba encima de la estantería. Y no garantizo que los mendrugos lleguen a las 11 de la mañana. Ahora me pregunto, ¿por qué la especie humana será tan rematadamente boba y cae una y otra vez en los mismos errores? No aprendemos.

Lo mejor, con diferencia, el modo inimitable con el que ha amenazado a los propietarios de los supermercados:

“Estoy todavía haciendo un esfuerzo de paciencia; he mandado mensajes a productores, intermediarios, mataderos, frigoríficos y abastos, pero si siguen empeñados en violar los intereses del pueblo […] les voy a quitar frigoríficos, abastos, supermercados y los voy a nacionalizar, así que prepárense”.

…para rematar

“Denme la primera excusa para nacionalizar el primer frigorífico y el primer gran abasto y ponerlo a la orden del pueblo”.

Hay que reconocer que ni lo soviets sabían escenificar tan heroicamente un robo a mano armada. La “experiencia democrática” de la que hablaban los titiriteros con el Almodóvar y la Watling a la cabeza está saliendo por un ojo de la cara, al menos para los venezolanos. Pedrito y Leonor saben que siempre pueden mandar a la rumana que limpia en casa al Opencor de abajo, que está abierto hasta la madrugada y nunca falta de nada.

Anuncios

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: