Lo último

Madrid es su sitio, su Oeste, su Norte, su brújula…

Madrid, moneda verdinosa, comida de prestamistas y concejales, de las buhardillas que tienen un geranio orinado por Quevedo y una antena de televisión. Madrid es una gran vagina donde tomaba café, el ámbito de su hechicería verbal, su odisea de ninfas y cuchillos.

Umbral era bueno sí, pero Raúl del Pozo no se queda manco.

Advertisements
Anuncios

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: