Lo último

Perro loco Gadafi y su corte del despropósito

Muammar Al Gadafi nació en una jaima del desierto líbico en plena guerra mundial, cuando Rommel y Montgomery se batían el cobre entre Bengasi y El Alamein. A los 27 años se hizo con el poder gracias a un golpe de Estado que derrocó al rey Idris. Admiraba a partes iguales al Che Guevara y al dictador egipcio Gamal Abdel Nasser. Sobre las averiadas enseñanzas de ambos compuso su obra magna: el “Libro verde”, un cuadernillo que refreía el marxismo con el nacionalismo panárabe y el tercermundismo del África negra.

La empanada, necesariamente indigesta, se la hizo comer a todos sus compatriotas so pena de recibir un balazo. Bajo su mando, Libia se convirtió en el país granuja por excelencia durante tres décadas. Apoyaba, financiaba y ejercía el terrorismo antioccidental. En su haber criminal figuran varios atentados, incluido el del avión de PanAm sobre Lockerbie, y una sangrienta represión interna. La URSS estaba encantada con él. Metió al país en dos guerras, una contra Egipto y otra, muy larga, contra Chad a causa de una franja fronteriza desértica que consideraba suya. A raíz de la guerra de Irak cambió de estrategia. Tras hacer mutis sobre su pasado y ofrecerse como fiable suministrador de petróleo, Occidente le perdonó las travesuras y asumió como inevitable su régimen. 42 años después han sido los propios libios quienes le han quitado de en medio. Los milagros existen, incluso en África.

Anuncios

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: