Anuncios
Lo último

Las mil y una comisiones de la “República Popular” de Sol

acampados-sol-300511-14

La Puerta del Sol se ha convertido en una suerte de casa okupada gigante, un laboratorio donde la extrema izquierda ensaya sus teorías autogestionarias y las aplica con celo de estudiante coránico. Así, en Sol no me mueve nada sin que lo autorice la comisión pertinente, cada milímetro de la plaza está coordinado por comisiones, subcomisiones y grupos de trabajo que abarcan prácticamente cada minuto de la vida en la plaza: desde la alimentación a las infraestructuras pasando por la política, el amor o el arte.

El experimento, que se dice espontáneo y apolítico, es, en realidad, muy organizado y politizado hasta la náusea. Hay hasta 14 comisiones diferentes, cada una con su chamizo y su personal que, en principio, es voluntario. Las comisiones se reúnen regularmente en asamblea y trasladan sus decisiones a la asamblea general, que se convoca casi todos los días.

En teoría ese conjunto de asambleas son las que, democráticamente, gobiernan el campamento. En la práctica hay, como era previsible, una minoría que maneja la asamblea fija la orden del día y conduce los temas sobre los que se puede y no se puede hablar. El problema principal es la asistencia, sólo unos pocos pueden dedicarle tanto tiempo y esfuerzo.

Las asambleas son presenciales y duran varias horas. Sólo los muy entregados pueden participar del movimiento. No es necesario estar acampado, pero sí extremadamente útil ya que las reuniones y asambleas de las diferentes comisiones y áreas de trabajo tienen lugar durante todo el día.

Al final, lo único realmente imprescindible para formar parte de la comunidad rebelde de la Puerta del Sol es tener tiempo libre, mucho tiempo libre. Si, además de participar, se pretende tener peso en las decisiones hay que estar allí, inscrito al menos en una comisión y haciendo vida de campamento durante todo el día.

Por lo demás, la llamada República de Sol se parece más a una República Popular de corte soviético que a una democracia liberal. No hay trocito de vida (privada o pública) que no esté representado por su comisión o grupo de trabajo en lo que ha terminado siendo un entramado burocrático espectacularmente grande y, lo que es mejor, fraguado en tiempo récord.

Las mil y una comisiones

A día de hoy estas comisiones son:

– Comisión de Acción

Se encarga, como su nombre indica, de planificar la acción. Está dirigida por el llamado “comité de acción”, que se estructura en cuatro áreas: buzones, grupos de trabajo, actividades y enlaces/coordinación. Cada una de estas cuatro áreas tiene un delegado por turno que atiende en el chamizo de la comisión. Además de las cuatro áreas, en la asamblea del día 20, esta comisión se dotó de cuatro grupos de trabajo, a saber: educación y cultura, social, política, economía, medio ambiente e inmigración.

– Comisión de Barrios

Coordina desde la Puerta del Sol las asambleas que se están reuniendo por los barrios de la capital. Se organiza mediante “grupos de trabajo de unos 15-20 portavoces” que “refunden sus propuestas de organización en una sola propuesta”. Tras ello, eligen un portavoz para que hable en otro grupo con el resto de portavoces de estos grupos de trabajo. De estas 4 o 5 propuestas refundidas, deberá salir una. La propuesta definitiva de la Asamblea deberá enviarse de nuevo a las asambleas de base -barrios y municipios- para su ratificación. Si cuatro quintos ratifican la propuesta se aprueba definitivamente. Todo el proceso debe ser transparente y público, aunque solo deben hablar los portavoces, que contarán con el apoyo de su grupo de delegados”.

– Comisión de Comunicación

Trabaja la propaganda propiamente dicha. Está dividido en tres subcomisiones: la de “comunicación interna”, la de “gabinete de prensa” y la de “audiovisual”. Los portavoces de la acampada salen de aquí.

– Comisión de Infraestructuras

Construye y mantiene el poblado operativo. Son los encargados del “urbanismo” y de la energía. Para el primero la primera semana trazaron un mapa que se ha ido actualizando con los sucesivos ensanches. La segunda la cubren con generadores de gasóleo y unas placas solares. Esta comisión tiene varios departamentos (electricistas, carpinteros.. etc)

– Comisión de Participación y Voluntariado

Es la sección de reclutamiento. Las diferentes comisiones transmiten a esta sus necesidades de “personal”, pero tienen prohibido (por asamblea del día 21) hacerlo vía megafonía. Se hace, por lo tanto, discretamente de modo que esta comisión pasa casi desapercibida para casi todos menos para los que quieren colaborar. El que desea apuntarse a la acampada y hacer algo en ella acude al mostrador de participación y allí le derivan a una comisión u otra.

– Comisión de Feminismos (sic)

Esta es una comisión eminentemente ideológica y transversal. Sus “miembras” aspiran a colocar su mercancía en el resto de comisiones. La comisión de Feminismos (sic) es, por ejemplo, la responsable de que en todas las asambleas se hable al estilo de Zapatero… “todos y todas, compañeros y compañeras, etc”. Para las comunicaciones por escrito han impuesto una X en lugar de la “O” genérica, de manera que “compañeros”, pasa a escribirse “compañerxs”. Es lo que se llama “lenguaje inclusivo”.

– Comisión Legal

Son los abogados de la acampada, los que se encargan de los asuntillos legales. Durante la asamblea del día 22 aseguraron tener 75 abogados a su disposición para utilizarlos en el caso de que se produzcan detenciones. La comisión Legal resuelve las dudas de eso mismo al resto de comisiones. Curiosamente esta comisión en ningún momento se ha planteado que la acampada en sí es ilegal. Muy revolucionario, la ley sólo vale si les favorece a ellos.

– Comisión de Coordinación Interna

Esta comisión se dedica, en principio, a coordinar otras comisiones. Poco más se sabe de ellos. La última reunión con la comisión de Comunicación tuvo lugar el día de las elecciones y, al día siguiente, durante una reunión ordinaria afirmaron estar “cansadxs” (sic) y se quejaban de que los turnos no se estaban cumpliendo, es decir, que más de uno hacía novillos también en la acampada.

– Comisión de Política

Esta comisión está dividida en dos subcomisiones: política a largo plazo y política a corto plazo. Organizan reuniones eternas en las que se discute de todo. Su comité es muy activo en las asambleas generales.

– Comisión de Respeto

Es algo así como la policía del campamento. Su labor es que se respeten los unos a los otros e impere la paz. Los de esta comisión insisten en la no violencia, tal vez porque una parte de los acampados tienen la violencia a flor de piel tal como se deja ver en muchas pancartas.

– Comisión de Economía

Es prima-hermana de la de política. Se reúnen y hablan durante horas. Sus reflexiones las dejan por escrito en carteles. En la asamblea son muy activos.

– Comisión de Permanencia

Nació tras las elecciones para actuar en caso de un desalojo. No se le conocen más atribuciones.

– Comisión de las Artes

Es la comisión de los acampados con vena artística, que a través de esta comisión autogestionada canalizan su vocación.

– Comisión del Amor y la Espiritualidad

Es una de las más curiosas. En su chamizo hay reuniones continuas. Entonan cantos organizan rezos colectivos, biodanzas, conciertos de cuencos tibetanos, meditaciones y otras actividades dirigidas a elevar espiritualmente a los acampados.

– Comisión de Informática

Tiene como sobrenombre “hacksol” y se encarga de la página web y los servicios informáticos de la acampada.

– Comisión de Alimentación

Se encarga de hacer las tres comidas al día que se reparten gratuitamente en la acampada y de conseguir las donaciones de alimentos.

– Comisión Saharaui (en estudio)

Esta comisión aún no ha nacido formalmente pero ha sido propuesta en la asamblea general, que será quien decida si la causa saharaui merece una comisión propia o tiene que conformarse con un simple grupo de trabajo

Anuncios

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: