Anuncios
Lo último

Ya sabíamos que Cristòfor era Culom

Se ha armado un revuelo considerable a raíz del descubrimiento de una agencia de viajes catalana llamada Catalonia Tours, que afirma que Cristóbal Colón era, en realidad, “catalán, barcelonés, miembro de la familia real que llevó a la nación catalana en su expansión por el Mediterráneo”. Es del todo lógico porque, como bien se encargan de recordar a los descreídos “sólo desde una tradición ciertamente naviera, como la de la casa real catalana, exploradora y conquistadora del Mediterráneo, se puede imaginar la tecnología y los conocimientos necesarios como para iniciar un viaje por el Atlántico en 1492”.

Bien, vale, muy noticioso y tal, pero Pablo Molina et Moi ya sabíamos esto y así lo consignamos en la “Enziklopedia Perroflauta” en las voces correspondientes a Cristóbal Colón y Critòfor Colom (ojo, pronunciado ‘Culom’)

Colón, Cristóbal: Famoso genocida de origen genovés a sueldo del imperialismo estadospañolazo. Fue enviado por Franco a comienzos de su oprobioso régimen a descubrir nuevas tierras para su expolio, con el encargo expreso de aniquilar toda cultura existente y exterminar a sus habitantes después de haberles impuesto el cristianismo como religión única. Tenía un par el tío.

Colom, Cristòfor: Valeroso viajero de origen catalán que descubrió América a mayor gloria de la Catalunya Mil-lenària y de la convivencia entre los pueblos oprimidos por el imperialismo del Estadospañol.

Es evidente que Pau Mulina y el que suscribe somos unos adelantados a nuestro tiempo y que conocemos mejor el Pensamiento Arsenio que los propios Arsenios. Lo que se nos escapó (por falta de espacio mayormente) fue precisar que el tal Culom pertenecía a la “familia real catalana” (sic), la única que, allá por el siglo XV, conocía las artes de navegación en todo el mundo conocido. Como todos saben, los portugueses circunnavegaron África en piragua y la marina castellana, creada en el siglo XIII en los puertos cantábricos para participar en la conquista de Sevilla, estaba formada por canoas de balancín similares a las de los polinesios.

Y eso en el Estadospañol gracias a la benéfica influencia de la “familia real catalana” (resic) porque más allá todo lo que tenían para hacerse a la mar eran troncos. Las ciudades hanseáticas comerciaban entre ellas gracias al ingenioso hallazgo (también debido a la preclara mente de un miembro de la “familia real catalana”) de atar unos troncos a otros con una cuerda hasta formar lo que se conoce como “balsa”, palabra de origen catalán que significa balsa.

Luego, y esto no es menos importante, el Mediterráneo estaba sin explorar hasta la llegada de esta singular “familia real catalana” (re-re-sic). Eso del imperio romano y de los griegos y fenicios es un invento franquista concebido para perpetuar la lógica de dominio de los mesetarios sobre las naciones subyugadas de la periferia. Pero hasta aquí hemos llegado. El Mediterráneo (pron. ‘Al Maditarrani‘) lo descubrió Wifredo el velloso (pron. Guifré al Vallós) y sus sucesores desentrañaron sus misterios.

Espero que los responsables, es decir, als raspunsab-blas, de Catalonia Tours tomen nota de esto y amplíen convenientemente la información. Catalonia no se merece menos, el mundo debe saber ya a quién le debe las artes náuticas. En la próxima entrega les hablaremos de otro catalán universal, inventor del plumín, la tinta y la escritura: Miquel da Sarvants. Aquí lo tienen.

Anuncios

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: