Lo último

El regalo coreano de Trump

Después de un año de máxima tensión entre Corea del Norte y el resto del mundo provocada por las sucesivas pruebas balísticas sobre el océano Pacífico, el régimen norcoreano quiere dar marcha atrás. Una salida así a la crisis era algo impensable hace sólo tres meses, cuando Kim Jong-Un se dirigió a su país en un mensaje televisivo que era más propio del general Patton en plena campaña siciliana que de un presidente que dice tener el botón nuclear a mano.

Pero a principios de enero el asunto empezó a suavizarse. Corea del Norte buscó a sus vecinos del sur para que los equipos olímpicos de ambos países desfilasen juntos en las olimpiadas de PyeongChang. El régimen, acogotado por las sanciones, necesitaba un respiro y lo obtuvo. Trump, a quien tanto se le calienta la boca por Twitter, no puso pegas y hasta accedió a aplazar unas maniobras conjuntas con el ejército de Corea del Sur que estaban programadas para el mes pasado.

Era una incógnita que iba a suceder tras los Juegos Olímpicos. Podía volver Kim Jong-Un por sus fueros o regresar al redil con el rabo entre las piernas. El primero de los caminos no podría recorrerlo aunque quisiese porque no tiene con que. Las sanciones le han laminado. Pyongyang hoy es un país bloqueado. No puede exportar prácticamente nada y pesan sobre el país severas restricciones en las importaciones de crudo y otros muchos bienes.

Tampoco tiene a China de aliado incondicional como en otros tiempos. Xi Jingping no parece muy proclive a tolerar ciertas expansiones de su protegido, más aún cuando éstas podrían terminar desencadenando un conflicto en el mar de la China oriental que afectaría de lleno al tráfico marítimo del que Pekín es tan dependiente.

Quedaba por lo tanto el segundo camino, el de pedir perdón y buscar congraciarse con la comunidad internacional al tiempo que Kim se mantiene bien pegado al trono. Porque en Corea, a fin de cuentas, todo va de eso mismo, de que los que mandan desde 1946 sigan haciéndolo y que el poder no salga jamás de la familia.

Trump ha aceptado la oferta de diálogo pero, ¿qué otra cosa podía hacer? Esto, sin embargo, no le ha ahorrado críticas. Los mismos que ayer le acusaban de belicismo hoy señalan su debilidad. Cosas del antitrumpismo primario al que la prensa lleva entregada desde hace más de un año.

Se puede estar a favor de negociar con el enemigo sin someterte a él. Cierto que Kim Jong-Un es un paria internacional y que lo único que puede ofrecer es el desmantelamiento de su programa nuclear, pero hablar con él no significa plegarse a sus condiciones. Es decir, que esto no tiene que convertirse en un nuevo Múnich. Trump no es Chamberlain, Kim Jong-Un no es Hitler y la diminuta y empobrecida Corea del Norte no es la Alemania del 38.

A Trump, de hecho, le puede venir muy bien de cara a los problemas de casa, que se le multiplican por días y que prometen ponerse al rojo con el turbio asunto de Stormy Daniels. Necesita material nuevo para el reality-show gigantesco en el que ha convertido su presidencia. La subtrama coreana tiene, además, elementos muy atractivos para el guión: un villano inclemente, una damisela ultrajada (Corea del Sur), dragones escupe fuegos en forma de misiles balísticos y un caballero andante que desface el entuerto y venga a los ofendidos.

Pero para que el espectáculo no termine a tomatazos tiene que medir bien los tiempos y trazar una serie de líneas rojas.

De entrada debería consensuarlo todo con Seúl y Tokio, lo que reforzaría el aislamiento norcoreano. Las negociaciones tienen que llevarse a cabo en el sur de la península, no en el norte como pretende Pyongyang. De reunirse allí sería un golpe propagandístico excepcional para el Gobierno de Kim Jong-Un. Ningún presidente de Estados Unidos ha pisado jamás Corea del Norte y no debería hacerlo porque eso supondría legitimar un régimen con el que, recordemos, siguen en guerra desde el armisticio de Panmunjom de 1953.

Probablemente Kim Jong-Un pida que se suspendan los ejercicios conjuntos previstos para el mes próximo. Trump no debería concedérselo. Corea del Sur y EEUU son aliados y así debería hacérselo ver. El régimen está muy debilitado y depende del buen talante de la administración norteamericana para que la ONU le levante las sanciones. Pero eso tiene un coste que no debería ser inferior a la desnuclearización total de Corea del Norte. Total y debidamente auditada por un equipo internacional de inspectores.

Si se mantiene firme Trump se alzará con una espectacular victoria diplomática a un coste cero porque quien se metió en este embrollo fue el coreano. Pocas veces se puede ganar tanto con tan poco.

Anuncios

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: