Lo último

Facebook y los datos que tú le diste

Facebook anunció ayer que restringirá la información privada de sus usuarios a la que los anunciantes pueden acceder. Va a cerrar su función “partner categories” que permite a los proveedores de datos de terceros trabajar directamente en Facebook. Una medida más de contención de daños tras la gigantesca crisis de credibilidad que atraviesa la empresa desde que estallase el escándalo de Cambridge Analytica. No sólo está cayendo en Bolsa, sino que celebridades como Elon Musk se han dado de baja en esta red social.

Pero, por mucho que traten de mostrar al mundo que a partir de ahora serán buenos, lo tendrán muy difícil porque su negocio es ese mismo: los datos que los usuarios regalan a cambio de un poco de entretenimiento. Curiosamente tendemos a desconfiar del Gobierno pero no de las empresas privadas. Y esto sospecho que seguirá siendo así se ponga Facebook como se ponga.

Ir a descargar

Advertisements
Anuncios

2 Comments on Facebook y los datos que tú le diste

  1. meandmycircunstances // 30/03/2018 en 12:29 // Responder

    No hay angeles,esta empresa,dispone de los datos de mas de 500 millones de personas.En un primer momento el creador de esta red pudo tener buenas intenciones,pero el tremendo exito de la misma ha derivado en eso que sucede a gobiernos de mayorias absolutas durante años que hace inevitable la corrupción y las tendencias totalitarias.Demasiado poder aturde.

  2. Cuando oímos eso de que la información es poder solemos asumir que se refiere a información secreta, valiosa y exclusiva, y no a intimidades banales, pero hoy día la suma de intimidades banales de cada individuo, adecuadamente procesada es un retrato fiable de dicho individuo y un predictor verosimil de su conducta. Se regalan las intimidades banales a cambio de otras por la sensación de compañía y pertenencia que procura el compartirlas. Facebook ha surgido como el celestino de puesta en común de las banalidades para recogerlas como cosecha de mies, hacer harina y cocinar pan que vender a nuestros manipuladores habituales: publicistas y jefes de campaña. No va a ser fácil que el personal deje de entregar su intimidad banal al primero que le prometa y procure ser parte de una tribu, pese a las consecuencias y pese a la ley.

    Un cordial saludo.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: