Lo último

La ContraRéplica (81)

Temas tratados en la edición de La ContraRéplica de hoy:

  • Donald Trump y su Space Force
  • Pensiones de capitalización vs de reparto
  • Humor de izquierdas y de derechas
  • Liberalismo y división de poderes
  • ¿Es Israel parte de Occidente?
  • Gentilicio de Mérida (la de México no la de España)
  • El terraplanismo

Anuncios

1 Comment on La ContraRéplica (81)

  1. Se equivoca señor Díaz Villanueva, cuando dice que Occidente es el producto final del agregado de la cultura clásica, más el cristianismo, más las revoluciones artistas, políticas y demás que se produjeron en occidente desde el siglo X al XIX, tal y como El renacimiento, la Escolástica, La Revolución científica, las Revioluciones americana y Francesa y la Industrial etc.

    Occidente es la civilización que proclama la supremacía de la razón como criterio rector de la existencia, lo cual significa que es producto de la aceptación explícita o más a menudo (y por desgracia,) implícitamente, de la filosofía de Aristóteles. El derecho romano, el desarrollo de la economía por parte de los Escolásticos y de la Escuela de Salamanca, el arte glorificador del hombre tanto en la antiguedad clásica como en El renacimiento, la música a escala diatónica que culminó en la música de Mozart, Tchaikovksy, Beethoven o Rachmaninoff entre otros grandes genios, La Revolución científica, las revoluciones liberales, la revolución industrial, El nacimiento de los Estados Unidos de América son consecuencias explíicitas o implícitas de la filosofía de Aristóteles o de una aproximación o una visión aristótelica del hombre y del mundo.

    El cristianismo, el judaísmo no son occidentales, son doctrinas místicas anti- razón procedentes de oriente que se introdujeron en occidente con objetivo de destruir minando por dentro las bases aristótelicas en las que descansa occidente.

    La Edad media fue el ejemplo paradigmático de que el cristianismo no tiene raíz occidental. El cristianismo en su apogeo en los primeros mil años tras la caída del Imperio Romano de occidente, estancó a Europa en una larga y tenebrosa travesía de misticismo, superstición, guerras sin fin, atraso económico anticomercial con su economía feudal- tribal, mientras los supuestos pensadores estaban ocupados en discutir cosas como si una rata que se coma una hostia consagrada recibirá la gracia del señor y podrá entrar en el reino de los cielos, o cuál es el sexo de los ángeles, mientras la gente vivía a un nivel próximo a la hambruna y presos de histerias colectivas generalizadas.

    El Islam y la civilización árabe no tuvieron Renacimiento ni Revolución científica ni liberal ni industrial, y no la tuvieron precisamente en la medida en que el Islam, el misticismo religioso logro afianzarse totalmente, en cambio, en Europa occidental, el aristotelismo logró resistir al clima dominante del misticismo y romper con su poder cultural abrumador.

    Le recuerdo Señor Villanueva, que Renacimiento significa volver a Nacer, y que lo que volvió a nacer, era la visión del hombre heroica, noble, orgullosa de la cultura clásica grecolatina y especialmente de Aristóteles, que había estado sepultada por la visión ultramundana anti- vida, anti- mente, anti- Tierra del cristianismo encarnado en figuras como las de San Pablo, San Agustín y todos los Padres de la Iglesia.

    (El platonismo no es propio de la cultura greocolatina, sino una rebelión de un místico orientalizante contra el secularismo y su influencia llegó no en la Antigua Grecia o en la Roma clásica, sino en la Roma tardía ya aproximándonos al medievo y en la Edad media)

    En cuanto al marxismo, al fascismo, nacionalsocialismo (nazismo), son doctrinas místicas de origen neoplatónico (y neokantiano, Kant siendo el más grande seguidor de la visión platónica del mundo en occidente), y por tanto antioccidentales.

    El problema de occidente es que ha sido infiltrado por doctrinas que pretenden socavarlo y destruirlo para que finalmente lleguen a diluirse sus diferencias fundamentales con el resto de civilizaciones o de culturas bárbaras anti- razón que caracterizan a los no- occidentales.

    (Los pueblos de oriente, África y demás conservan rasgos de civilización en la medida en que han asumido parte de los valores aristótelicos occidentales)

    Esa es la verdad. Occidente es Aristóteles y la supremacía de la razón, y eso excluye el cristianismo, y las ideologías seculares que pretenden erigir el despotismo de oriente en criterio rector de la existencia, tales como el socialismo, el comunismo, el fascismo o el nazismo, incluida también la socialdemocracia y el Estado del bienestar)

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: