Lo último

Juan Carlos y la mujer del César

La Constitución no preveía un Rey Emérito, de hecho ninguna Constitución lo prevé. Los reyes lo son para toda la vida, de la proclamación a la muerte. Así debió suceder con Juan Carlos I, pero sus errores, algunos de una gravedad extrema, forzaron la abdicación en 2014 y la sucesión anticipada. Como nadie había previsto esta eventualidad, llevamos más de cuatro años sin saber a ciencia cierta cuál es el papel del que fue jefe de Estado durante casi cuarenta años, y que ahora es lo más parecido a una reina madre no muy distinta a lo que fue María Cristina de Habsburgo hace un siglo tras el ascenso al trono de su hijo Alfonso XIII.

A falta de una guía para reyes eméritos, don Juan Carlos improvisa. Va de aquí para allá, sustituye en ocasiones a su hijo en actos de Estado y se deja ver en la prensa como un afable jubilado que complementa el ocio propio de la edad con algunos eventos en los que solo se representa a sí mismo. Ese fue el caso del Gran Premio de Formula Uno de Abu Dhabi del pasado mes de noviembre que nos regaló la foto más desafortunada del año. El Rey, porque aunque Emérito sigue siendo Rey, saludando cordialmente al príncipe saudí Mohamed bin Salman. Esta foto.

 

En otras circunstancias nada hubiese pasado, pero las circunstancias son las que son. Por un lado la Corona, en particular la figura de don Juan Carlos, se halla fuertemente cuestionada por una parte no desdeñable del arco parlamentario, la correspondiente a Podemos y los nacionalistas. Por otro la monarquía saudí chapotea en el desprestigio internacional.

Lo primero, el hecho de que Podemos y los nacionalistas estén concentrando sus ataques sobre la institución monárquica, debe servir a Zarzuela para extremar las precauciones y prodigarse en ejemplaridades. Lo segundo es simple torpeza o quizá tozudez de quien está habituado a hacer de su capa un sayo y no se deja aconsejar. Bin Salman es un apestado internacional. Nadie en su sano juicio se deja retratar con él tras el caso de Jamal Khashoggi, un periodista saudí asesinado y descuartizado por agentes del régimen en el consulado de Estambul.

No hay pruebas concluyentes al respecto, pero todo indica que tras este espantoso suceso está la mano del príncipe y de sus servicios de inteligencia. Mohamed Bin Salman es libre de ir donde lo desee y, como representante de su país, también lo es de solicitar reuniones con otros líderes. Pero don Juan Carlos no es uno de ellos. La dignidad de Jefe de Estado recae sobre su hijo Felipe.

Poco después de esa fotografía arrancó la cumbre del G20 en Buenos Aires, del que Arabia Saudí forma parte desde su fundación. Ahí estaban los presidentes de los países más importantes del mundo. También estaba Pedro Sánchez porque España es invitado permanente en las cumbres del G20. Bin Salman estrechó infinidad de manos, pero todo será por cuestión de Estado.

Lo de Juan Carlos en Abu Dhabi no fue una cuestión de Estado. Debió haberlo evitado. Si le unen con Bin Salman lazos de amistad esa relación debe mantenerse en el ámbito privado y no salir de ahí bajo ningún concepto. No podemos escoger a los amigos de Juan Carlos de Borbón, pero si recordarle que en su condición de Rey Emérito las amistades no existen. Ni las buenas ni, como en el caso de Bin Salman, las malas. En la escena pública el Rey Emérito no sólo tiene que serlo, sino además parecerlo.

Anuncios

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: