Lo último

Ábalos tocado pero no hundido

Informaba el jueves pasado el diario Voz Pópuli que José Luis Ábalos, ministro de Transportes del Gobierno de Sánchez, se reunió a escondidas en una sala del aeropuerto de Barajas con Delcy Rodríguez, vicepresidenta venezolana y persona de máxima confianza de Nicolás Maduro. Tras ser descubierto el ministro lo negó de plano, poco después cambió su versión y adujo que sí había visto a Rodríguez, pero de manera fortuita cuando acudió a Barajas a saludar a Félix Plasencia, ministro de Turismo de Venezuela con quien, según afirmó, mantiene amistad personal.

Pero a Plasencia podría haberle visto en cualquier otro lugar de Madrid, incluido su propio despacho en el ministerio porque el venezolano estaba en Madrid para asistir a Fitur, la feria internacional de turismo que todos los años por estas fechas se celebra en Ifema. De modo que modificó nuevamente su versión de los hechos reconociendo que si, que efectivamente había ido a ver a Delcy Rodríguez pero para impedir que entrase en España. La vicepresidenta de Venezuela no puede hacerlo a causa de las sanciones que pesan sobre varios altos mandatarios chavistas, a quienes acusan de violar los derechos humanos.

Para cuando Ábalos llegó a su tercera versión de los hechos (y aún vendría alguna más) el escándalo ya era mayúsculo, un escándalo imprevisto que ha puesto a Pedro Sánchez y a todo su Gobierno contra las cuerdas sólo dos semanas después de la investidura.

En La ContraRéplica:

  • La entrega de los Goya
  • El tren de «La Bestia» en México
  • ¿Quiénes son las «charos?

Anuncios

Apoya La Contra

La Contra es de sus oyentes

De ellos depende que este espacio de libertad, rigor e independencia siga existiendo.

€1,00

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: