El motín del Capitolio

El pasado miércoles 6 de enero, coincidiendo con la sesión plenaria del Congreso para certificar los resultados de las elecciones, un numeroso grupo de manifestantes asaltó el edificio del Capitolio provocando el caos dentro de la cámara y que, tanto el vicepresidente Mike Pence como el presidente electo Joe biden, fuesen evacuados de urgencia por el servicio secreto. El resto de los senadores y representantes trataron de huir a la desesperada o buscaron refugio en el interior del Capitolio. Poco antes del asalto, los manifestantes habían asistido a un mitin junto a la Casa Blanca en el que Donald Trump en persona les animó a marchar sobre el Capitolio y denunciar allí el supuesto robo de las elecciones.

Dentro del Capitolio, cuya policía fue incapaz de contener a la multitud, se produjeron disturbios y hubo que lamentar cinco muertos. Los manifestantes sólo pudieron acceder ala norte, la del Senado, a la sur, de la Cámara de Representantes, no pudieron entrar porque guardias armados se lo impidieron. los ocupantes se mantuvieron en el interior del edificio durante más de cuatro horas hasta que fueron desalojados por la policía. Por la tarde se reanudó la sesión del Congreso y se procedió a la certificación de los votos del Colegio Electoral. Este asalto es un hecho histórico, nunca había sucedido algo similar, marca un antes y un después en la democracia estadounidense y termina de arruinar el legado de Donald Trump.

En la ContraRéplica

  • El asalto al Capitolio
  • El presunto fraude electoral en Estados Unidos
  • El oligopolio de las tecnológicas

Be the first to comment

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.