Lo último

Boris acorralado

El Tribunal Supremo del Reino Unido emitió ayer un fallo histórico. La jueza Brenda Hale leyó un dictamen, alcanzado por unanimidad por los 11 magistrados que componen el tribunal, en el que se declara ilegal la prórroga de las sesiones parlamentarias decretada por el Gobierno hace un mes. El Supremo cree que la decisión del primer ministro de aconsejar a la reina la suspensión del parlamento fue ilegal. Cree también que esa decisión tuvo «un efecto extremo sobre los fundamentos de la democracia» y, por lo tanto, el trabajo parlamentario debe reanudarse cuanto antes. Resumiendo, que el Supremo ha anulado la prorroga y ha reabierto la cámara de los comunes sólo un mes después de la maniobra de Johnson para mantenerlo cerrado durante mes y medio.

El conflicto constitucional es de primer orden y le pone las cosas aún más difíciles a Boris Johnson, que ya ha anunciado que no piensa moverse de donde está. El asunto le ha pillado en mal momento, en la Asamblea General de la ONU y desconocemos por donde saldrá. Westminister, entretanto, reabre sus puertas hoy a las 11:30 de la mañana.

En La ContraRéplica:

  • Heteropatriarcado pingüinil
  • El discurso de Greta Thunberg
  • El disfraz de Trudeau

Anuncios

Apoya La Contra

La Contra es de sus oyentes

De ellos depende que este espacio de libertad, rigor e independencia siga existiendo.

€1,00

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: