Lo último

Corea, la guerra olvidada

Hace 67 años, el 27 de julio de 1953, se firmó en Panmunjom, una minúscula aldea del centro de Corea, el armisticio que ponía fin a las operaciones bélicas que habían dado comienzo tres años antes, en junio de 1950, cuando Corea del Norte invadió Corea del Sur. La guerra había tenido un año de máxima actividad y luego se estancó, pero eso no la hizo menos mortífera, al contrario. Tanto en el norte como en el sur se perpetraron infinidad de masacres sobre la población civil. En total murieron entre 2 y 3 millones de coreanos en un país que en aquel entonces rondaba los 30 millones de habitantes.

En la guerra de Corea no se empleó armamento nuclear, pero si toda la panoplia de armas modernas que se habían usado en la Segunda Guerra Mundial más algunas nuevas como el helicóptero o los aviones a reacción. El ejército de EEUU envió un contingente de 325.000 hombres equipados con los más avanzados ingenios bélicos. En el otro lado los chinos pusieron sobre el terreno más de un millón de efectivos. La URSS también participó, aunque de un modo mucho más modesto por miedo a una respuesta estadounidense. Pero esta guerra, que comenzó con una invasión, no era como la guerra contra Japón. EEUU intervino liderando un combinado internacional de 22 países que acudieron al llamado de la recién fundada ONU. La guerra mundial estaba muy cerca se temía que el expansionismo chino sucediese al japonés y el soviético al alemán.

La guerra al final quedó en tablas y nunca llegó a concluir del todo porque tras el armisticio de Panmunjom no le siguió un tratado de paz definitivo. Las dos Coreas siguen, por lo tanto, casi siete décadas después, técnicamente en guerra. En la frontera entre ambas en torno al paralelo 38 eso mismo es lo que parece. Los dos ejércitos se encuentran a ambos lados de la zona desmilitarizada, que ha permanecido generalmente tranquila desde entonces.

La guerra al final quedó en tablas y nunca llegó a concluir del todo porque tras el armisticio de Panmunjom no le siguió un tratado de paz definitivo. Las dos Coreas siguen, por lo tanto, casi siete décadas después, técnicamente en guerra. En la frontera entre ambas en torno al paralelo 38 eso mismo es lo que parece. Los dos ejércitos se encuentran a ambos lados de la zona desmilitarizada, que ha permanecido generalmente tranquila desde entonces.

Hoy en La ContraHistoria vamos a ver la guerra de Corea, un conflicto muy localizado y que afortunadamente no escaló, una reliquia de la guerra fría que aún sigue coleando.

En El ContraSello:

  • El agitado año 1968
  • El pánico del año mil
  • Atila

Bibliografía

Apoya La Contra

La Contra es de sus oyentes

De ellos depende que este espacio de libertad, rigor e independencia siga existiendo.

€1,00

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: