Lo último

El cautiverio de Aviñón

Entre 1309 y 1376 hubo un total de siete Papas que no residieron en Roma, sino en una pequeña ciudad del sur de Francia a orillas del Ródano llamada Aviñón. ¿Por qué sucedió algo tan extraño? Por el simple capricho del rey de Francia. Los Papas habían pasado siglos en un tira y afloja constante con los emperadores del Sacro Imperio, pero serían los reyes de Francia quienes terminarían por someter a Curia romana a sus designios. Todos los Papas aviñonenses fueron franceses y todos actuaban a las órdenes del rey de Francia, lo que creo una situación tan anómala que a este periodo lo dieron en llamar el «segundo cautiverio de Babilonia» en referencia a los judíos que habían sido deportados a Babilonia durante el siglo VI a.C. por el rey Nabucodonosor II. Este cautiverio duró medio siglo, el de Aviñón algo más, 67 años.

El asunto terminó provocando un cisma ya que el último de los Papas de Aviñón, Gregorio XII, decidió regresar a Roma y establecerse de nuevo allí. A su muerte el papado se dividió. Dos pontífices se disputaron la tiara: Urbano VI en Roma y Clemente VII en Aviñón. El cisma duró cuarenta años y alumbró varios antipapas, entre ellos uno español, Pedro Martínez de Luna, que reinó como Papa de Aviñón bajo el nombre de Benedicto XIII. Todo este lío acabó formalmente en 1417 en el concilio de Constanza donde, por intercesión del emperador Segismundo, se eligió a Martín V, un cardenal de consenso que habría de enfrentarse a la herejía husita que justo en esa época apareció en el centro de Europa. El papado, a pesar de todo, salió reforzado de esta experiencia y a partir de ese momento volvió a convertirse en un contrapoder muy efectivo para los monarcas de la cristiandad.

Hoy en La ContraHistoria vamos a volver los ojos sobre este extraño episodio que dejó a Roma sin Papa y que ocasionó un grave y prolongado cisma en el cristianismo occidental.

En El ContraSello:

  • La guerra de las comunidades de Castilla
  • Las vías romanas
  • Las carlistadas

Bibliografía

Apoya La Contra

La Contra es de sus oyentes

De ellos depende que este espacio de libertad, rigor e independencia siga existiendo.

€1,00

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: