Lo último

El sordo que no quiere oír

Se celebró el consejo de ministros el viernes pasado en Barcelona. Los CDR la armaron en la medida de sus posibilidades, que, a la vista de lo sucedido, no son muchas. Torra puso cara de asco y el Gobierno se deshizo en regalos y buenas formas. Nada que no fuese previsible y, a la vez, perfectamente inútil.

La situación es la que es y por mucho que Sánchez pretenda dialogar ofreciendo chucherías, en el otro lado lo quieren todo y lo quieren ya, pero no se atreven a dar el paso. Y, como no quieren terminar entre rejas como el anterior Gobierno autonómico, procuran mantener el conflicto encendido todo el tiempo que haga falta o, al menos, mientras la paciencia de sus incondicionales aguante. Algunos en Moncloa lo intuyen, pero es eso o convocar elecciones. Se han metido ellos solos en la ratonera.

Anuncios

1 Comment on El sordo que no quiere oír

  1. Los separatistas se declaran enemigos del la nación española, lo hacen desde las calles, desde los escaños y desde las instituciones. Pedro se declara amigo de los secesionistas, compinche en los escaños y reconocedor en las instituciones. En ellos apoyó su presidencia, en ellos apoya su continuidad. Los españoles representados por el gobierno autonómico catalán y por el gobierno de España son y somos gapeados por Pedro inmisericordemente día tras día, semana a semana y un mes tras otro por babas que no nos matarán pero que preparan una salida de la presidencia de Pedro ominosa. Para los españoles de Cataluña, no secesionistas, la cosas es más cruda. Sus agresores son vecinos, pero también su gobierno autonómico y mientras su gobierno nacional se ríe de ellos, sujeta a quienes quisieran ayudarles desde fuera de Cataluña. Pero nada de esto carece de consecuencias y estas solo pueden ser oscuras. Y se acercan.
    Un cordial saludo.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: