Lo último

Bolívar, ¿héroe o villano?

Se llamaba Simón Bolívar Palacios Ponte y Blanco y nació en Caracas en 1783, en pleno reinado de Carlos III. Era hijo de una adinerada familia de origen español, de Vizcaya concretamente. Quedó huérfano de padre con dos años y de madre con nueve. Serían sus tíos los que se encargarían de su educación bajo la tutela de su maestro Simón Rodríguez.

En 1799 viaja por primera vez a Europa, conoce en España a su futura esposa María Teresa Rodríguez del Pozo con la que se casó en 1802 en Madrid, cuando él tenía 19 años y ella 21. Regresaron a Caracas donde María Teresa muere en 1803. Decidió entonces viajar a Francia. Se establece en París, donde asiste a la entronización de Napoleón, para después viajar por Italia, donde en Roma jura en el Monte Sacro que su destino era independizar su país de España.

De vuelta a América, ya en 1806, participa en las acciones que habían de llevar a la Primera República. Para ello viajó a Londres en 1810 buscando el apoyo británico a favor de los venezolanos. Allí entra en contacto con Francisco de Miranda. Regresó poco después a Venezuela, seguido de Miranda, que proclamaría la Primera República en 1811. Pero sería una república muy efímera, acabaría el año siguiente con la captura de Miranda por parte de los españoles, captura en la que participó el propio Bolívar, lo que le permitió salir exilado hacia Curazao.

Ese mismo año de 1812, viaja a Cartagena de Indias, para unirse a los independentistas de la Nueva Granada. Logra allí reunir un ejército con el que invade Venezuela en la llamada Campaña Admirable, que ayudó a la constitución de la Segunda República y le valió a Bolívar el título de Libertador. Sin embargo, en 1814, la resistencia realista encabezada por José Tomás Boves llevó a Bolívar a declarar la “guerra a muerte”, lo que no evitó el fin de la Segunda República. Tras ello huyó de nuevo de Venezuela, primero a Cartagena, más tarde a Jamaica, donde escribió una famosa Carta en la que defendía la futura confederación colombiana, para después instalarse en Haití, desde donde organizó una nueva invasión de Venezuela que comenzó a mediados de 1816.

A comienzos de 1819 era ya prácticamente dueño de toda Venezuela. Convocó el Congreso de Angostura, donde puso en marcha su plan de la Gran Colombia, que le llevará a cruzar los Andes en julio de 1819 y a derrotar a los realistas en Boyacá en agosto de ese mismo año, lo que le abrió las puertas de Bogotá. En el Congreso de Cucutá de 1821, fue nombrado presidente de la Gran Colombia, que coincidía a grandes rasgos con el virreinato de Nueva Granada, es decir, lo que hoy son Colombia, Venezuela y Ecuador.

La incorporación de la futura República de Ecuador a la Gran Colombia quedó definitivamente establecida tras la entrevista de Bolívar con José de San Martín, el líder independentista argentino, mantenida en Guayaquil en julio de 1822. Al año siguiente, en compañía del general Antonio José de Sucre, acude con el ejército de la Gran Colombia a apoyar a los independentistas peruanos, logrando las victorias de Junín y Ayacucho, ésta última, en diciembre de 1824, liderada por Sucre, que remataría la independencia de Sudamérica al liberar el Alto Perú, lo que poco después pasaría a conocerse como República de Bolivia, nombre que tomó del propio Bolívar.

Para entonces el libertador ya había sido nombrado dictador del Perú para terminar todas estas campañas, cargo que ostentó hasta 1826, cuando regresó a Colombia. Allí fue asistiendo a la progresiva desintegración de su sueño de Unión Hispanoamericana, defendido en el Congreso de Panamá de 1826. Bolivia se separaba de Perú, el propio Perú entraba en guerra con la Gran Colombia, al tiempo que Venezuela y Ecuador rompían esa confederación grancolombiana. Todo por lo que había luchado se vino abajo con gran rapidez.

Tras un intento de asesinato que logró desbaratar su amante Manuelita Sáenz, la salud del Libertador fue mermando. Abandonó la presidencia de Colombia en enero de 1830 y murió meses después, tras conocer la noticia del asesinato del general Sucre en Santa Marta, un puerto fundado por Rodrigo de Bastidas trescientos años antes en las costas del caribe colombiano, en casa de un médico español que le había acogido cuando todos le daban la espalda.

Esta es la vida, muy resumida por supuesto, de Simón Bolívar, uno de los personajes más importantes de la historia de España, de las dos Españas, de la chica y de la grande. Un personaje que ha hecho correr ríos de tinta, ha inflamado discursos y sobre el que se han llegado a construir ideologías políticas. Sólo pronunciar su nombre basta para dar pie a una discusión o a una agradable conversación sobre historia española y americana. Lo segundo, la agradable conversación, es lo que vamos a hacer hoy Alberto Garín y un servidor de ustedes en La ContraHistoria.

Bibliografía

Anuncios

Apoya La Contra

La Contra es de sus oyentes

De ellos depende que este espacio de libertad, rigor e independencia siga existiendo.

€1,00

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: