Cadena de quiebras

El pánico corporativo se extiende por la economía estadounidense, la mayor del mundo y cuya salud es clave para toda la economía mundial. Antes de esta crisis las empresas han pasado por muchas otras, pero no tan rápidas y profundas. Hasta principios de marzo todo marchaba como la seda, la economía iba bien y el país se preparaba para las elecciones de noviembre. En poco más de un mes todo ha dado un giro de 180 grados. Son ya centenares las empresas que se han acogido al capítulo 11, otras amenazan con bancarrota inminente y algunas, como el gigante de los cruceros Carnival han tenido que pedir apoyo a la Reserva Federal para no irse de cabeza a la quiebra.

Para superar el agujero muchas compañías han empezado a emitir bonos con la confianza puesta en que esto pase lo antes posible y puedan volver al negocio en cuestión de uno o dos meses. pero el negocio va a ser muy distinto después de esto. Con 26 millones de nuevos desempleados y buena parte del tejido productivo parado las expectativas de una recuperación rápida se alejan. La crisis parece que ha venido para quedarse mucho más tiempo de lo que a un Donald Trump acuciado por la reelección le gustaría.

En La ContraRéplica:

  • Modelo Bismarck vs modelo Beveridge
  • El «Merlosgate«
  • Los Kim en Corea

https://diazvillanueva.com/apoya-la-contra/

Be the first to comment

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.