Country Garden y el desplome inmobiliario chino

Las acciones de Evergrande, la mayor promotora inmobiliaria china, se desplomaron ayer en la Bolsa de Hong Kong hasta quedarse en apenas 70 céntimos de euro tras difundirse el arresto de varios empleados acusados de diversas irregularidades. La empresa lleva un par de años metida en infinidad de problemas financieros y hace sólo un mes presentó la quiebra de su filial en Estados Unidos. La crisis de Evergrande no es novedad, hoy muchos la consideran una compañía zombi sostenida solo por la voluntad que el régimen chino tiene en que se mantenga en pie. Pero cuanto más profundiza Evergrande en su propio abismo más problemas van surgiendo para otras promotoras chinas que están hasta el cuello de deudas, promociones sin vender y unas expectativas negras de cara a los próximos años.

Todos señalan a la segunda promotora del país, Country Garden, también muy expuesta al estallido de la burbuja inmobiliaria china, como la siguiente en caer. Tan pronto como se supo que lo que queda de Evergrande se había derrumbado en Bolsa, las acciones de Country Garden cayeron a plomo en Hong Kong, una plaza muy dependiente de las inmobiliarias del continente. Los entendidos aseguran que Country Garden es la próxima Evergrande, ambas empresas gigantescas fuertemente endeudadas y con una viabilidad en entredicho.

La cotización de Evergrande estuvo suspendida durante buena parte del mes de agosto por su delicada situación financiera. Poco antes se había acogido al capítulo 15 de la ley de quiebras de Estados Unidos para proteger los activos de la compañía radicados en Estados Unidos. Entretanto los directivos de Evergrande se afanaban en reestructurar la sociedad en Hong Kong y las islas Caimán, un territorio británico de ultramar en el Caribe donde se encuentra la sede social de la empresa. Esa reestructuración incluía un plan para reajustar la deuda offshore que a principios de este año superaba los 17.000 millones de euros.

Pero su problema principal no es su deuda más allá de las fronteras chinas, sino los pasivos que arrastra en su país, que el año pasado se estimaban en unos 275.000 millones de euros. A finales de 2022 anunció que presentaría un plan de saneamiento, pero no lo hizo empeorando aún más su situación. En julio publicaron las cuentas de los ejercicios de 2021 y 2022, algo que no habían hecho en su momento. Fue entonces cuando se certificó que esta promotora es una máquina de perder dinero. Esos dos años la empresa perdió casi 75.000 millones de euros.

La odisea de Evergrande, agravada por casos de corrupción y administración desleal, es el espejo en el que se mira Country Garden, su sucesora en aquel mercado. Si Evergrande naufragó porque gastaba muy por encima de lo que era capaz de ingresar, los problemas de Country Garden se deben a que opera en un mercado que hace no tanto tiempo era boyante y que hoy se ha enfriado. El sector inmobiliario en China ya no es atractivo para los inversores y el apetito para comprar casas entre los chinos se ha enfriado notablemente. La crisis inmobiliaria ya no es una posibilidad, es un hecho con el que tendrá que lidiar el Gobierno chino le guste o no.

En La ContraRéplica:

  • Wegovy y Ozempic
  • ¿Cómo perder peso de forma efectiva?
  • Las causas de la obesidad

Be the first to comment

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.