Lo último

Los confines de Roma

En su momento álgido, a principios del siglo II, el imperio romano cubría una extensión de unos cinco millones de kilómetros cuadrados y en su interior vivían entre 50 y 60 millones de personas. Abarcaba tres continentes. Por el norte limitaba con la gran llanura europea y la actual Escocia, por el oeste con el océano Atlántico, por el este con Mesopotamia y por el sur con el desierto del Sáhara. Semejante extensión territorial implicaba una línea fronteriza muy larga para la que los romanos buscaron fronteras naturales como ríos, desiertos y cadenas montañosas. Pero no siempre era posible, así que en ciertas zonas se levantaron muros y fortificaciones de los que luego surgirían ciudades que han llegado hasta nuestros días.

Los romanos lo llamaban limes, de donde proviene el término límite en español. El limes no era propiamente una línea trazada con precisión en el sentido moderno, sino un área mucho más extensa en la que se transitaba de los dominios de Roma al exterior, de la civilización a la barbarie. De este modo, según el lugar en el que se encontrase, hablaban de limes germanicus para la frontera con la Germania Magna, limes Britannicus, que separaba la provincia de Britania de Caledonia, o el limes Arabicus, que se encontraba en el desierto del este. En el sur, para vigilar los accesos desde el Sáhara, levantaron una línea de fuertes que denominaron Fossatum Africae, la fosa de África.

Esta inmensa estructura defensiva perduró durante siglos y buena parte de la misma ha llegado hasta nuestros días. En Europa, especialmente en Inglaterra y Alemania, se ha excavado y estudiado a fondo, lo que nos ha permitido conocer muy de cerca a los que durante cientos de años custodiaron los confines del mundo civilizado.

Hoy en La ContraHistoria vamos a recorrer juntos los cerca de cinco mil kilómetros de limes romano, desde el frío y húmedo muro de Adriano hasta las abrasadoras arenas del desierto jordano pasando por los pantanos del Danubio o las cumbres del Atlas, una línea que, en la Europa occidental, se transformó en el limes cultural entre la Europa latina y la anglogermánica.

En El ContraSello:

  • La rebelión Taiping
  • Fernando VI
  • La historia contrafactual

Bibliografía

Apoya La Contra

La Contra es de sus oyentes

De ellos depende que este espacio de libertad, rigor e independencia siga existiendo.

€1,00

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: