Versalles, el jardín del Rey Sol

En 1664, el rey Luis XIV de Francia inauguró el palacio de Versalles renovado, que pasó así a convertirse en el palacio oficial de la corte francesa. En su origen, Versalles había sido construido por el padre de Luis XIV, Luis XIII, para que sirviera como pabellón de caza aprovechando los grandes bosques donde se hallaba emplazado, en un bello paraje natural al suroeste de París. Pero con el traslado de la Corte, Versalles habría de convertirse no sólo en el emblema del reinado del Rey Sol, sino en todo un símbolo de la monarquía absoluta. Y no sólo por la grandeza del palacio, sino por la forma de organizar los jardines, un complejo ejercicio de control de la naturaleza.

Durante más de un siglo, hasta finales del siglo XVIII y y el estallido de la Revolución Francesa, Versalles fue la verdadera capital de los reyes de Francia, la prodigiosa y sofisticada Corte de Luis XV y Luis XVI, de Madame Pompadour y María Antonieta. Entretanto, otros monarcas europeos trataban de imitar a los franceses construyendo sus propios palacios de Versalles a las afueras de Madrid, Viena, Berlín, San Petersburgo, Nápoles, o Turín. El esplendor de Versalles acabó con la Revolución, cuando fue ocupado y saqueado por los jacobinos. Años más tarde, ya con Luis XVIII en el trono, el nuevo monarca decidió no volver a residir en él y fijó su residencia en el palacio parisino de las Tullerías. El fin de la dinastía borbónica marcó también el ocaso definitivo del palacio, que se convirtió en museo en 1837 por orden de Luis Felipe de Orleans. En la guerra francoprusiana de 1870 se transformó en el cuartel general del ejército invasor y allí mismo, en la Galería de los Espejos, fue coronado el emperador alemán Guillermo I. Medio siglo después serviría como sede para el tratado de paz que pondría fin a la Primera Guerra Mundial.

En la actualidad, Versalles se ha convertido en uno de los monumentos más visitados del mundo. En 2019 recibió más de 15 millones de turistas llegados desde los cinco continentes. Los visitantes acuden a recorrer ese símbolo del absolutismo buscando las trazas del Rey Sol. Sin embargo, tras esa capa inicial del edificio todopoderoso, Versalles cuenta una historia mucho más compleja. Es cierto que Luis XIV quiso convertirlo en el símbolo de su autoridad, pero también es un reflejo de la propia evolución de la monarquía desde el momento álgido del absolutismo monárquico hasta su malogrado final con la Revolución de 1789. Una evolución que se evidencia en las propias ampliaciones del conjunto palaciego, con sus sucesivos añadidos, donde destacan el Gran Trianon y el Pequeño Trianon. Pero, además, Versalles fue una complejísima máquina burocrática con sus más de 200 apartamentos preparados para recibir a otras tantas familias nobles al servicio del rey, lo que provocó la necesidad de crear, fuera del palacio, la propia ciudad de Versalles, cobijo de todos los servidores de esa nobleza.

Hoy, con Alberto Garín, recorremos todos esos recovecos artísticos, políticos y prácticos del palacio de Versalles, un monumento grandioso, declarado hace ya unos años como Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO cuya influencia en los últimos tres siglos de historia europea ha sido fundamental.

Be the first to comment

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.