Historia de un Peñón

Pocos lugares del mundo son tan fácilmente reconocibles a primera vista como el Peñón de Gibraltar, una inmensa mole rocosa que se levanta en uno de los extremos de la Bahía de Algeciras y que, en su punto más elevado, alcanza los 426 metros sobre el nivel del mar. Su silueta marca la entrada del mar Mediterráneo, o la del océano Atlántico, según sea el sentido del viaje. No es casual que el estrecho que separa África de Europa lleve su nombre ya que no hay otro accidente geográfico tan característico en toda esa zona. Los marinos antiguos lo conocían bien ya que a partir de ese punto abandonaban el plácido Mediterráneo para internarse en las inciertas aguas del océano. Para los griegos y los romanos era una de las columnas que Hércules que había colocado en su décimo trabajo en el extremo del mundo conocido. La otra se encontraba en el monte Hacho en la ciudad de Ceuta, o quizá en el monte Musa ya en territorio marroquí.

Un lugar semejante, tan atractivo y estratégico, estaba llamado a jugar un importante papel en la historia del mundo. Cambió de manos muchas veces. Estuvo controlado por cartagineses, romanos, vándalos, visigodos, moros, castellanos, españoles y, finalmente, británicos. En 1704 fue tomado por una flota angloholandesa durante la guerra de sucesión española. Desde entonces, tratado de Utrecht mediante, se convirtió en una de las joyas del imperio británico. El Peñón, su ciudad, su puerto y sus fortalezas fueron cedidas a perpetuidad por el rey Felipe V, pero España repudió el tratado y trató de reconquistarlo durante cerca de un siglo.

Fue un empeño infructuoso. Gibraltar es una fortaleza en sí mismo. Unido a tierra firme por un angosto istmo arenoso de poco más de un kilómetro, resistió varios sitios y, ya en el siglo XX, vio pasar por delante dos guerras mundiales. Hoy es un ajetreado y próspero territorio británico de ultramar. Goza de una gran autonomía y vive del comercio y las finanzas. El papel que ha jugado en la historia supera con mucho su pequeño tamaño, así que La ContraHistoria de esta semana vamos a verlo con más detalle.

En El ContraSello

  • Carlos II de España
  • El imperio austrohúngaro

Bibliografía

Be the first to comment

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.