Lo último

Pesadilla en el aire

La industria aérea se enfrenta a una de las mayores crisis de su historia, quizá la peor de todas. Todas la aerolíneas del mundo han mantenido (y aún mantienen en buena parte) a toda o parte de su flota en tierra. Aeropuertos especializados en el almacenamiento de aviones como el de Teruel están rebosantes de aeronaves en espera del fin de los confinamientos y de que se vuelvan a abrir los cielos. Tanto en Europa como en América las compañías han ajustado plantillas y entrado en algo similar a un estado de hibernación que concluirá a lo largo del próximo mes.

Ahora viene la segunda parte de la tragedia. La crisis económica global golpeará con dureza un sector que ya venía tocado y le obligará a adoptar medidas de distanciamiento social que, o recortarán los beneficios de las aerolíneas o harán imposible operar muchas líneas cuya rentabilidad era ya muy precaria. Modelos de negocio como el de bajo coste se resentirán, volar será más caro y mucho más incómodo. Esto es extrapolable a otros actores de la industria turística como los hoteles o los barcos de crucero por no hablar de los fabricantes de aviones como Airbus o Boeing. Nada va a ser igual de aquí en adelante, el sector turístico en su conjunto tendrá que afrontar una transformación integral que no ha hecho más que empezar.

En La ContraRéplica:

  • Las protestas de Núñez de Balboa
  • El trabajo del policía
  • Economía vs salud
  • Julio Anguita

Anuncios

Apoya La Contra

La Contra es de sus oyentes

De ellos depende que este espacio de libertad, rigor e independencia siga existiendo.

€1,00

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: