Lo último

La guerra contra el gringo

En México la denominan con un exquisito eufemismo «intervención estadounidense», en Estados Unidos la llaman por su nombre: guerra mexicano-estadounidense. Fue ambas cosas. La primera condujo a la segunda que supuso una derrota y una humillación histórica para México. En la paz de Guadalupe-Hidalgo tuvo que ceder más del 50% de su territorio y dejó al país tocado durante décadas.

En EEUU sucedió todo lo contrario, la victoria sobre México le catapultó y le puso en la senda para convertirse en una gran potencia mundial, estatus que alcanzaría medio siglo más tarde cuando arrebató a España Cuba, Puerto Rico y las Filipinas. Antes de eso serviría como preámbulo de la guerra civil estadounidense que estalló una década más tarde.

Pero, ¿por qué se produjo una guerra entre dos vecinos que en aquel entonces estaban mucho más igualados que ahora?, ¿qué llevó a Estados Unidos a meterse en Texas y California?, ¿porque qué México, una república todavía próspera, fue incapaz, no ya de defender las provincias norteñas, sino de impedir que el enemigo ocupase su capital?

Son preguntas muy oportunas porque de aquella guerra se derivan muchos de los problemas que México tuvo que enfrentar a lo largo de las siguientes décadas, un conflicto que obligó a la república a reinventarse y que le puso bajo la tutela de su recrecido vecino del norte. Algo que, por cierto, no ha cambiado en los últimos 170 años. Hoy en La ContraHistoria vamos a echar un vistazo a este conflicto que fue de duración breve, pero que tan decisivas consecuencias trajo y cuyos ecos aún resuenan.

En El ContraSello:

  • La inquisición
  • Guerras de religión
  • El pionero Diego Marín Aguilera

Bibliografía

Anuncios

Apoya La Contra

La Contra es de sus oyentes

De ellos depende que este espacio de libertad, rigor e independencia siga existiendo.

€1,00

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: