Lo último

Petra, la joya del desierto

No existe otro lugar igual en todo el mundo, una ciudad excavada en la roca arenisca del desierto de Jordania. Su nombre no deja lugar a equívocos, Petra, la ciudad de piedra que prosperó en la antigüedad clásica cuando los nabateos, un pueblo de comerciantes, la convirtió en su capital. El comercio con productos orientales como el incienso o las especias les proporcionó riqueza suficiente como para excavar un conjunto de templos y tumbas que levanta la admiración miles de años después. Para defenderse de los ataques de los pueblos nómadas del desierto no fortificaron el enclave, se limitaron a esconderlo en un macizo montañoso y a captar y conducir el agua a través de un complejo sistema hidráulico.

En su momento álgido llegó a contar con más de 20.000 habitantes, pero no pudieron resistir todas las invasiones. En tiempos del emperador Trajano, a principios del siglo II d.C. cayó bajo el dominio romano, que convirtió en reino de los nabateos en la provincia de Arabia Petrea. A partir de ese momento comenzó su lenta decadencia. Un inoportuno terremoto en el año 363 la dejó muy tocada, pero siguió habitada y llegó a ser una ciudad bizantina un par de siglos más. Luego fue abandonada y el desierto hizo el resto. La ciudad se olvidó durante siglos hasta que un explorador suizo llamado Johann Ludwig Burckhardt la redescubrió a principios del siglo XIX. Pasó a transformarse entonces en meca de arqueólogos y turistas, también de directores de cine que han aprovechado sus edificios rupestres como plató de exteriores.

La ciudad de Petra, enclavada hoy en Jordania a medio camino entre el mar Mediterráneo y el golfo de Aqaba, es hoy patrimonio de la humanidad y uno de los destinos turísticos más visitados de aquella región. No es extraño, Petra es única en su especie, una fastuosa ciudad de piedra con miles de años a sus espaldas. Hoy en La ContraHistoria vamos a acercarnos a su nacimiento, su apogeo, su decadencia y su redescubrimiento hace sólo 200 años.

En El ContraSello:

  • La batalla de las flores
  • La Orden Teutónica

Bibliografía

Apoya La Contra

La Contra es de sus oyentes

De ellos depende que este espacio de libertad, rigor e independencia siga existiendo.

€1,00

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: